Declaración de fe

 

LA BIBLIA

Creemos que la Biblia es la inspirada Palabra de Dios y aceptamos la misma como la única e infalible guía y regla de nuestra fe y de nuestra práctica. Mateo 24:35, Salmos 119:89, 2 Timoteo 3:16-17, 2 Timoteo 2:15, 2 Pedro 1:19-21.

 

DIOS

Creemos en el eterno, omnipotente, omnisciente, omnipresente e inmutable Dios trino, creador de los cielos y de la tierra y de todo cuanto en ellos hay; y que en la unidad de la Deidad hay tres personas, iguales en toda perfección y atributos divinos, que realizan funciones distintas pero armoniosas, en la magna obra de la redención. 1 Juan 5:7, 2 Corintios 13:14, Génesis 1:26, 1 Timoteo 1:17.

(1) DIOS PADRE - Isaías 43:10, Isaías 44:8, Juan 3:16.

(2) DIOS HIJO - Co-existente y co-eterno con el Padre; que fue concebido por obra del Espíritu Santo y nació de la Virgen María, tomando así forma de hombre y obediente hasta la muerte y llevando sobre sí la maldición del pecado, de la enfermedad y del dolor, nos redimió para Dios. Resucitó de los muertos al tercer día y ascendió al cielo, donde está sentado a la diestra de Dios Padre y donde vive para interceder por nosotros. Juan 1:1-3, Mateo 1:23, 1 Timoteo 2:5, Efesios 2:18, Filipenses 2:6-11.

(3) DIOS ESPÍRITU SANTO - La tercera persona de la Deidad, co-existente con el Padre e igual a Él. Enviado por el Padre, por mediación de su Hijo, para convencer al mundo de pecado y para preparar a la desposada de Cristo. Juan 14:26, Juan 15:26, Juan 16:8.

 

LA CAÍDA DEL HOMBRE

Génesis 1:27, Romanos 5:12, Romanos 5:19, Isaías 53:6, Romanos 3:10, Romanos 3:23.

 

EL PLAN DE REDENCIÓN

Creemos que Jesucristo fue el Cordero de Dios, predestinado ya desde la fundación del mundo, y que, por el derramamiento de su sangre en la cruz Él hizo provisión para la salvación de TODOS los hombres. 1 Pedro 1:19-20, Isaías 53:5, Tito 2:14, Hechos 7:25.

 

EL NUEVO NACIMIENTO

Creemos que, debido a la total incapacidad del hombre de salvarse a sí mismo, la salvación es tan sólo por la gracia de Dios; que la recibimos mediante un sincero y piadoso arrepentimiento, aceptando de todo corazón a Jesucristo como nuestro Salvador personal, Cristo Jesús. Las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas. Juan 3:3, 2 Corintios 5:17, Gálatas 5:17, 1 Pedro 2:24.

 

VIDA CRISTIANA DIARIA

Yque por medio del nuevo nacimiento pasamos a ser nuevas criaturas. Creemos que habiendo sido lavados con la sangre de Jesucristo y vivificados por el Espíritu Santo, es la voluntad de Dios que seamos santificados a diario y ser participantes de su santidad; que andemos ya no conforme a la carne sino conforme al espíritu; que desechemos la apariencia misma del mal, como el vestir mundano, las diversiones mundanas, las conversaciones mundanas, las costumbres mundanas, etc. Romanos 8:1, Romanos 8:5, Romanos 12:1-2, 2 Corintios 7:1, 1 Pedro 1:15, 1 Tesalonicenses 5:22.

 

MATRIMONIO Y DIVORCIO

Creemos que el matrimonio fue instituido por Dios, santificado por el Señor Jesucristo y recomendado por el apóstol Pablo para que fuera honroso entre todos los hombres, creemos que un cristiano o una cristiana no debería casarse con una persona inconversa. El vínculo del matrimonio no puede romperse a menos que exista una causa importante que lo anule; fornicación, malos tratos, o causa manifiesta que implique vulnerar i/o anular la dignidad de la otra persona. Mateo 19:9, 2 Corintios 6:15, Mateo 19:5-6, Lucas 16:18.

 

BAUTISMO DE AGUA

Creemos que el bautismo en agua ES por inmersión, en el nombre del Padre y del Hijo, y del Espíritu Santo, es ordenado por Dios; que el mismo es subsiguiente a la conversión; que no es una ordenanza salvadora sino una señal externa de una obra interna. Mateo 28:19, Romanos 6:4, Hechos 2:38.

 

CENA DEL SEÑOR

Creemos en la conmemoración de la Cena del Señor como símbolo del cuerpo quebrantado y de la sangre derramada de nuestro Señor Jesucristo, como una ordenanza por medio de la cual anunciamos la muerte, sepultura y resurrección de nuestro Seño y una esperanza con que aguardamos la cena de las bodas del Cordero. Creemos que todos los creyentes cristianos, sin tener en cuenta su afiliación denominacional pueden participar en la Cena del Señor. 1 Corintios 11:23-28, 2 Corintios 13:5, Lucas 22:7-22.

 

BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO

Creemos que el bautismo en el Espíritu Santo es una experiencia definida, no idéntica a la conversión. La evidencia inicial de esta experiencia es el hablar en otras lenguas según el Espíritu dé expresión. El bautismo en el Espíritu Santo es dado para investir de poder de lo alto al creyente; para darle expresión inspirada al testificar de Cristo; para guiar al creyente a la santidad y a la templanza; para equiparlo para un ministerio y servicio de ganar almas práctico, eficaz y lleno del Espíritu; creemos que por cuanto ésta es la dispersión del Espíritu Santo, todo creyente tiene derecho a esperar que el Espíritu Santo lo llene de la misma que la Palabra de Dios registra que aconteció en los días bíblicos. Juan 14:16, Hechos 1:8, Hechos 2:4, Hechos 2:38-39, Hechos 19:6, 1 Corintios 3:16.

 

VIDA LLENA DEL ESPÍRITU

Creemos que habiendo recibido la plenitud inicial, el bautismo en el Espíritu Santo, el creyente debe experimentar una continua renovación del poder de lo alto; que el Espíritu Santo es como una gentil paloma que fácilmente se contrista y se agravia por la frialdad, la falta de oración, las conversiones vanas. Por lo tanto, es la voluntad de Dios que andemos y permanezcamos en el Espíritu. Efesios 5:18, Hechos 4:31, Efesios 4:30-32, 1 Corintios 3:17, Gálatas 5:16-25, 1 Juan 2:6.

 

DONES Y FRUTO DEL ESPÍRITU

Creemos que para el perfeccionamiento de los santos y la edificación de la iglesia de Jesucristo, el Espíritu Santo otorga a los creyentes individualmente los siguientes dones: palabra de sabiduría, palabra de conocimiento, fe, dones de sanidad, hacer milagros, profecía, discernimiento de espíritus, diversos géneros de lenguas e interpretación de lenguas, repartiendo a cada uno en particular como Él quiere; que todos los creyentes espirituales deben procurar sinceramente los dones y ejercerlos en el espíritu de amor. Creemos que el fruto del espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Estos deben ser cultivados en la vida de cada creyente. 1 Corintios 12:7-11, 1 Corintios 12:31, Gálatas 5:22-23, Juan 15:4-8.

 

MODERACIÓN

Creemos que nuestra moderación debe ser conocida por todos. El creyente cristiano debe ser sobrio, bien equilibrado y sazonado con amor. Su celo debe ser gobernado por una sabiduría piadosa. Filipenses 4:5, Efesios 4:14-15, 1 Corintios 13:5, Colosenses 3:12-13.

 

SANIDAD DIVINA

Creemos que la sanidad divina es la manifestación del poder de Dios que sana a los enfermos y afligidos, en respuesta a la oración de fe, y ha sido provista en la propiciación. Creemos que Dios quiere sanar y sana a los enfermos hoy en día. Isaías 53:4-5, Mateo 8:16-17, Santiago 5:14-16, Hechos 3:16.

 

RESURRECCIÓN

Creemos literalmente en la resurrección corporal de nuestro Señor Jesucristo. En su resurrección él vino a ser las primicias de la resurrección de los justos. Mateo 28:1-7.

 

SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

(1) EL RAPTO. Creemos que la segunda venida de Jesucristo es personal, inminente y premilenaria; que el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel, con trompeta de Dios y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego las redimidos que estén vivos, que hayan quedado, serán arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estarán para siempre con el Señor; que, por lo tanto, debemos estar preparados, porque a la hora que no pensemos, el Hijo del Hombre vendrá. 1 Tesalonicenses 4:16-17, Tito 2:12-13, Mateo 24:36-44, Hechos 1:11.

(2) REVELACIÓN Creemos que con la venida de Jesucristo con sus santos terminará la gran tribulación y establecerá su reino milenario en la tierra, en el cual Él habrá de reinar y gobernar como Rey de reyes y Señor de señores. Apocalipsis 1:7, Zacarías 14:4, 2 Tesalonicenses 1:7-10, 2 Tesalonicenses 2:8.

 

RELACIÓN CON LA IGLESIA

Creemos que todo hijo de Dios renacido debe identificarse con la iglesia visible de Jesucristo y trabajar diligentemente hacia la propagación del evangelio aquí en la tierra, y aportar sus recursos temporales para ese fin. Creemos que todos los diezmos deben ser traídos a la casa del Señor, la cual es la iglesia Local. Hechos 10:24-25, Salmos 111:1, Hechos 2:47, Romanos 12:5, Malaquías 3:8-10, 2 Corintios 9:6-7, 1 Corintios 16:2.

 

GOBIERNO CIVIL

Creemos que el gobierno está ordenado por Dios y que todos los cristianos deben estar sujetos a las leyes del país, excepto a aquellas que sean contrarias a la voluntad revelada de Dios. Prometemos lealtad y apoyo moral y Espiritual al Reino de España. En tiempos de guerra la participación individual en combates reales y el tomar de la vida ajena serán regidos por la propia conciencia. Romanos 13:1-7, Hechos 5:29, Mateo 5:39-48, Hechos 12:14.

 

JUICIO FINAL

Creemos en el juicio final de los impíos ante el gran trono blanco, cuando los muertos, grandes y pequeños, serán resucitados y estarán de pie delante de Dios para recibir el galardón de sus obras hechas en la carne. Mateo 13:41-43, Apocalipsis 20:11-15.

 

INFIERNO

Creemos que el infierno es, literalmente un lugar de tinieblas exteriores, de amargo dolor, de remordimientos y de angustia, preparado por Dios para el diablo y sus ángeles, y que allí serán lanzados, dentro de un lago que arde con fuego y azufre, los incrédulos, los abominables, los homicidas, los hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos, todos aquellos que tengan relaciones sexuales con los del mismo sexo i asimismo los que practican perversiones sexuales o todo tipo de inmoralidad, y cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero. Apocalipsis 20:10-14,15, Apocalipsis 14:10-11, Apocalipsis 21:7-8, Mateo 25:41, Marcos 9:43-44.

 

CIELO

Creemos que el cielo es la morada del Dios vivo adonde Jesucristo fue para preparar lugar para todos sus hijos, donde todos ellos morarán eternamente con Él, en una felicidad y seguridad eternas. 1 Corintios 2:9, Juan 14:2, Apocalipsis 7:15-17, Apocalipsis 21:4, Apocalipsis 22:5.

 

EVANGELIO

Creemos que, por cuanto las condiciones presentes indican que la venida de Jesucristo está ya cerca, nosotros, sus hijos redimidos, debemos dedicar nuestro máximo esfuerzo a la promulgación del evangelio a toda nación, tribu y lengua; que el ganar almas es la principal misión de la iglesia en la tierra, y que, por lo mismo, todo impedimento y toda doctrina meticulosa que tiendan a apagar y amortiguar la llama del evangelismo mundial deben de ser desechados por malograr la gran comisión de la iglesia. 2 Timoteo 1:2, Efesios 5:16, Proverbios 11:30, Ezequiel 3:17-18, Juan 4:35-37.

 

MISIONES

Creemos que la gran comisión de nuestro Señor Jesucristo de llevar el mensaje del evangelio a todo el mundo es literal, imperiosa y obligatoria hoy y que el supremo evangelio y deber de la iglesia de Jesucristo ES dar énfasis a la causa de las misiones mundiales. Creemos, además, que la propia vida y fuerza de la iglesia dependen del dedicado sacrificio que la misma haga por el programa de misiones mundiales, así como de su sincero sostenimiento de dicho programa. Mateo 9:38, Marcos 16:15, Apocalipsis 5:9, Romanos 10:13-15, Santiago 5:20, Salmos 2:8.

© 2019. Iglesia Biblia Abierta de Lleida

  • c-facebook
  • YouTube Social  Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now